Situada en Asturias (entre Llenes y Ribadesella), posiblemente se trate de la playa más peculiar de España ya que pese a tener arena blanca y agua salada, no está en el mar.

A pesar de no llegar a los 50 metros de longitud es de una belleza increible porque el agua del mar entra hasta ella a través de un túnel que hay entre las rocas. Ha sido declarada Monumento Natural y aún es posible en fechas que no sean de temporada alta poder disfrutar de esta pequeña y diferente playa.

Técnicamente hablando podría tratarse del mar más pequeño del mundo ya que el agua de esta playa se trata de un mar continental asociado al océano Atlántico, con una sola playa en su costa sur y un acantilado en su costa norte.

Recomendaciones:

Esta playa hay que considerarla más un monumento que otra cosa, realmente es bella pero no creo que cumpla con los requisitos que cualquier “playero” busca así que lo mejor es visitarla de paso hacia otra más grande (Llanes o Ribadesella, por ejemplo). También es imprescindible ir con marea alta ya que cuando baja se queda en una charca con algas.

No dispone de ningún tipo de servicio.

Como llegar:

Para llegar hasta Gulpiyuri (Asturias), tanto si venimos desde la zona de Llanes como desde Ribadesella, hay que coger la Autovía del Cantábrico hasta un pueblo que se llama Naves (está a 14 kilómetros de Llanes).

Una vez llegamos hasta aquí, cogemos la salida 313 – Naves / Villahormes / Hontoria. Si venimos de la zona de Ribadesella solo hay que salirse en la 313 y en la primera rotonda coger una carretera que hay para pasar al otro lado de la Autovía por encina. Ya veremos las indicaciones hacia la playa.

Seguimos por un camino asfaltado que después se acaba. Hay que dejar el coche aquí y seguir caminando a pie por un camino de tierra pero llano hasta que a unos 200 metros nos encontremos ya con la playa de Gulpiyuri.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *